La nadadora onubense de adopción Alba Vázquez Ruiz (Las Palmas de Gran Canaria, 24 de febrero del 2002) destacó en la pasada campaña al participar en el Europeo absoluto de Budapest. La nadadora del club Churriana obtuvo la undécima plaza en el 400 estilos (4.45.26) y la 23ª en 200 estilos. Ahora nos cuenta como ve la nueva temporada.
-¿Cómo se vio durante el Europeo de Budapest?
-Tanto mi entrenador como yo estamos de acuerdo en que llegué en un muy buen estado de forma al Europeo. Creo que no se vio reflejado en la competición todo el trabajo que llevaba hecho, debido a la falta de experiencia internacional absoluta y a aspectos psicológicos que hemos intentado solucionar desde entonces, de cara a esta nueva temporada.
-¿Qué sabor le dejó su actuación durante la temporada?
-La verdad es que la temporada me dejó un sabor muy amargo en cuanto a los resultados. Fue, por ahora, la temporada en la que mejor entrené y la que más en serio me tomé, pero esto no se vio reflejado en las competiciones. Igualmente tengo muy presente que el trabajo bien hecho no se borra y si sigo insistiendo, sé que se va a terminar reflejando en los resultados.
-Ahora arranca el periodo preolímpico más corto de la historia, pues solo faltan tres años. ¿Se ve en 2024 en París?
-Sí, estoy muy decidida a nadar en París 2024. Tuve el objetivo de ir a Tokio y a pesar de que no salió como mi entrenador y yo esperábamos, estamos dispuestos a dar el triple si es necesario para poder estar en las próximas olimpiadas peleando por una final.
-¿En cuáles pruebas quiere centrarse a partir de ahora?
-Estoy intentando dejar un poco de lado el 400 estilos para nadarlo únicamente en momentos puntuales como el Open de Invierno. Por otro lado estoy aprovechando para no nadar ninguna prueba concreta, más bien estoy haciendo un ‘mix’, ya que mis entrenamientos de estilos me permiten nadarlo casi todo.
-¿Cuáles son los detalles técnicos en los que quiere mejorar en el 400 estilos?
-Creo que lo que más me falta es velocidad en los virajes y ser capaz de hacer subacuáticos más largos y veloces. Si me centrara en mejorar algún estilo, sería la espalda sin duda.

Diana Santamaría Losada (Vitoria, 16 de mayo del 2005) fue una de las nadadoras destacadas de la pasada temporada, ya que participó en el Europeo júnior de Roma. Santamaría finalizó 9ª en 4x100 libres, 19ª en 100 libres y 22ª en 50 libres. Además, la deportista del club Inacua Málaga nadó las series del 4x100 estilos. Ahora nos cuenta como ha vivido los últimos meses y que espera de la nueva temporada.

-¿Cómo se vio durante la disputa del Europeo júnior?
-Fue una nueva experiencia competir en un nivel tan alto. Aunque esperaba más de los resultados que obtuve en la general, fue un buen comienzo.
-¿En cuál prueba del Europeo se sintió más cómoda?
-En el 100 libres, pues es desde luego en la prueba en la que me encuentro mejor.
-¿Se esperaba progresar tanto en una temporada tan difícil para todos?
-La verdad es que no. Esperaba mejorar, ya que este año he tenido más volumen de entrenamiento pero, partiendo de un año tan difícil, no me podía imaginar la progresión que he tenido.
-¿Qué objetivos tiene para la nueva temporada?
-Mi objetivo, aparte de los obvios, como seguir mejorando y bajando marcas, sería aprender de esta pasada temporada para en la próxima sí poder obtener los resultados que quería lograr a nivel internacional.

Adrián Pérez Mañas (Almería, 28 de marzo del 2003) fue uno de los nadadores destacados de la pasada temporada al participar en el Europeo júnior de Roma. El deportista del club Mare Nostrum finalizó 14º en 200 mariposa, 20º en 1.500 libres y 32º en 400 libres. Ahora nos cuenta como vivió la experiencia y sus objetivos para la presente campaña.

-¿Cómo se vio durante la disputa del Europeo júnior?
-Me veía bastante preparado para el Europeo, pero los nervios se hicieron notar demasiado durante el campeonato y no fue un buen Europeo a nivel de pruebas. Sin embargo, en lo personal y al compañerismo que viví, sí quedé bastante satisfecho.
-¿En cuál prueba del Europeo se sintió más cómodo?
-Sin duda en el 200 mariposa, ya que es una de mis mejores pruebas.
-¿Se esperaba progresar tanto en una temporada tan difícil para todos?
-La verdad es que no me esperaba bajar tanto los tiempos durante la temporada, por lo que fue una gran sorpresa.
-¿Qué objetivos tiene para la nueva temporada?
-Intentar mejorar mis marcas y luchar por una plaza en el Europeo absoluto.

La nadadora Carlota Torrontegui Gutiérrez (Málaga, 2 de mayo del 2003) concluyó en la 14ª plaza en el 200 mariposa del pasado Europeo absoluto de Budapest. Su plaza de semifinalista la consiguió en su estreno en una gran competición internacional. La nadadora logró de esta forma el mejor resultado de su carrera defendiendo entonces los colores del Inacua Málaga.

-Cuéntenos como se sintió cuando se ganó una plaza en el Europeo absoluto.

-No me lo creía. Fue más que un sueño hecho realidad. Lloré de alegría. Fue una sensación inexplicable de plena felicidad.

-¿Cómo se sintió al medirse a muchas de las mejores nadadoras de Europa?

-No fue algo que afectase a mi rendimiento ni mucho menos, pues de hecho, ver a nadadoras de alto nivel hizo que me motivase y me diera cuenta de donde había llegado.

-¿Qué pasó para que mejorara tanto su rendimiento con respecto a temporadas anteriores?

-Llevo toda mi vida entrenando muy bien pero los resultados nunca me habían acompañado del todo. Esta temporada he aprendido a competir de verdad y he sacado a la luz todo el esfuerzo y los años de entrenamiento. He aprendido a disfrutar de verdad de lo que más me gusta, que es nadar. Los resultados han llegado de la mano.

-¿Qué espera de la nueva temporada?

-Seguir disfrutando del camino, día a día. Todo lo demás viene solo.

El nadador Álvaro López Conde (Sevilla, 17 de octubre de 1992) hizo historia hace apenas unos días al ascender a la División de Honor de la Copa de España de clubs con el Alcalá. López se convirtió en Castellón en el primer nadador con dos ascensos a la máxima categoría con dos clubs andaluces diferentes en su palmarés, pues en 2014 ya lo consiguió con el Mairena. El Alcalá subió como campeón y Álvaro López colaboró en la gesta venciendo en 400 estilos y siendo segundo en 200 estilos.

-¿Cómo vivió el ascenso a la División de Honor en Castellón?
-Bueno, como es normal con una euforia total, pues un equipo modesto del sur había conseguido colocarse entre la élite nacional a nivel de clubs. Lo viví intensamente como nadador y entrenador del Alcalá, pensando en todas las personas, no solo del Alcalá, sino de toda Andalucía que tenían puesta la fuerza en nosotros, pues sentimos su apoyo.
-¿Esperaban realmente conseguir el ascenso?
-Sabíamos que teníamos serias posibilidades de luchar por la segunda plaza desde que vimos las series iniciales, pero en este formato de competición no se puede dar por hecho nada. Como dije varias veces a mis compañeros, hasta el rabo todo es toro, tanto que pasamos de pelear la segunda plaza a luchar por la primera, impresionante.
-¿Cómo fueron esos minutos en los que terminó de resolverse el ascenso con el triunfo en el relevo 4x100 estilos?
-La verdad es que echando cuentas estábamos ya ascendidos matemáticamente. Teníamos el pastel hecho, solo nos faltaba la guinda y queríamos ponérsela siendo primeros de la Primera División, luchando con un gigante de esta competición como es el Bidasoa XXI. Fue increíble aquello, pues todos por dentro lo pensábamos, pero ninguno quería decirlo en alto. Cuando las marcas fueron oficiales saltamos y gritamos como locos.
-Para usted ha significado el segundo ascenso a División de Honor con un club andaluz, el primer nadador andaluz que lo consigue ¿Qué ha supuesto para usted lograr dicha gesta?
-Personalmente no sabía nada. Ni me lo planteé hasta que mi amigo Paco Nogales me lo dijo por un mensaje en el móvil, él siempre mas atento que yo. Es todo un orgullo pensar que he sido el primero en hacerlo. Pensándolo fríamente creo que he sido muy afortunado en mi carrera deportiva. Esta gesta no es personal, pues la he conseguido gracias a todos los compañeros que han compartido mi camino como nadador. Se podría decir que he tenido la suerte de rodearme de nadadores y amigos de un gran nivel deportivo, con los que he podido conseguir objetivos de grupo. Muchos nadadores en Andalucía no han tenido la suerte de compartir equipo con semejantes nadadores, así que mucho de lo que he sido y soy actualmente se lo debo a ellos; sin ellos a día de hoy, con 28 años, no seguiría a este nivel. Es muy común decir lo que he dicho pero lo pienso de corazón, por eso, en un deporte tan individual como la natación, es necesario tener detrás un buen grupo, un equipo que sean compañeros y luchen por objetivos comunes.
-¿Cómo compara este ascenso en relación al que logró en 2014 con el Mairena?
-Son totalmente diferentes. Han ocurrido en etapas muy diferentes de mi vida deportiva. Miro atrás y en ese instante en Mairena no era consciente de lo que conseguimos y de quienes los conseguimos. Ahora sé lo difícil que es hacerlo. Intenté transmitírselo a mis compañeros en Castellón, que disfrutaran como si fuera la última competición, porque nunca se sabe donde acabará cada uno al siguiente año y si se podrá repetir el mismo ambiente. Cada momento es irrepetible y, a veces, estás más pendiente del futuro y de lo que supondrá para el año que viene, hasta el punto de provocar que se te olvide lo realmente importante: vivir el camino del ascenso con tu equipo en ese preciso momento.
-¿Cómo ha vivido con el Alcalá todos estos meses llenos de problemas para entrenar y competir?
-Hemos tenido que adaptarnos a la época covid. Supongo que como todos los clubs en España hemos tenido que buscar cualquier hueco para juntarnos a entrenar. Somos un equipo bastante adulto y cada uno tiene sus prioridades fuera de la piscina. Hay que decir que la Copa nos ha ayudado mucho para mantenernos motivados hasta diciembre, desgraciadamente esa motivación que no han tenido el resto de clubs, por lo que podemos decir que no ha sido tan difícil llevar estos malos tiempos.
-¿Cuál es el secreto de los “espartanos” del Alcalá?
-El secreto nunca lo diremos pero si puedo decir que nosotros no nos rendimos y que aunque seamos pocos y tengamos limitaciones, no lo vamos a poner fácil. 300 espartanos se enfrentaron a 20.000 persas, por eso somos y nos llamamos espartanos, porque no nos da miedo lo aparentemente imposible. Hace tres años, esto sería una locura plantearlo.
-El entrenador jefe del Alcalá, Kiko Porcar, ha tenido evidentemente mucho que ver en el ascenso a la élite ¿Qué le ha aportado a un nadador ya veterano como usted la figura de Kiko?
-De Kiko estoy aún aprendiendo. Tengo la suerte de que trabajo codo a codo con él todos los días como entrenador. Aprendo día a día de su instinto para este deporte, de la facilidad que tiene para ver el camino limpio cuando todo el mundo lo ve enredado, como marcar un objetivo y pelearlo hasta conseguirlo a base de trabajo. Él es muy responsable de todo esto. A veces, las ideas locas se cumplen y en este caso, la idea de un entrenador que comenzó hace 15 años en un club modesto de pueblo se cumplió. Kiko es un entrenador con una tremenda experiencia en la natación, pues ha pasado por clubs emblemáticos como el Natación Sevilla o el Catalunya, con el que fue campeón de la Copa de España en aquella época, ha peleado con los mejores de España y ha entrenado con ellos. Creo que podría seguir escribiendo durante mucho tiempo de sus logros, experiencia y de lo que me puede aportar como nadador y entrenador. Espero que lo siga haciendo mucho tiempo más.
-¿Qué aspiraciones tiene ahora hasta el final de la temporada?
-Como dije antes, el Álvaro versión 2.8 de ahora ha cambiado mucho de la versión 2.2 de 2014. Ahora intento disfrutar de la natación de otra manera, a otro nivel. Afortunadamente uso mi experiencia para sacarme el máximo partido en mis pruebas, aunque sean exigentes, para ayudar a mi club. Puedo decir que este deporte me encanta, me apasiona e intentaré estar en él hasta que me lo permitan mis piernas y mis brazos.
-¿Qué es lo que sigue motivando para seguir entrenando día a día y competir cada temporada?
-El grupo es lo que me motiva en el día a día, aunque no pueda estar siempre con ellos por mi trabajo. Me gusta saber que tengo compañeros de tanto nivel deportivo y que juntos podemos conseguir cosas como lo que hicimos en Castellón. Me entristece si pienso que en algún momento la natación podría dejar de ser parte de mi vida, por eso siempre acabo empezando una temporada más.
-El lema #DeEstoSeSaleNadando que se creó para animar a los clubs andaluces a superar los problemas de la pandemia lo han hecho realidad ustedes como ninguno. ¿Qué le diría a los nadadores y sus clubs que siguen teniendo problemas para entrenar?
-Que no desistan. Es una época muy dura la que nos ha tocado vivir a todos, pero son eso, épocas. Ojalá ya mismo estemos todos como nos gusta en la piscina, nadando y entrenando todos los días sin restricciones. Hay que pensar que esto es una carrera de fondo y que hay que aguantar cuando todo se pone cuesta arriba. Luego miraremos atrás y pensaremos que todo valió la pena: mucho ánimo y fuerza para todos.

El nadador olímpico Víctor Manuel Martín (Churriana) ya ha vuelto a los entrenamientos como miembro del cuerpo técnico de su club. Tras pasar los meses de confinamiento en Granada, ha querido compartir las sensaciones que tiene en estos momentos y su experiencia olímpica de hace cuatro años. Martín participó en el relevo 4x200 libres en los Juegos de 2016, celebrados en Río de Janeiro (Brasil). A lo largo de su carrera participó además en dos mundiales y dos eurpeos, con un séptimo lugar en el relevo 4x200 del Europeo de 2014 como mejor posición. Igualmente obtuvo 9 oros y 5 récords nacionales absolutos, repartidos entre los 200, 400 y 4x200 libres, todo ello entre los años 2012 y 2016.

-¿Cómo se las ha apañado para mantenerse en forma en los últimos meses?
-En mi club hemos tenido entrenamientos a diario. Además tuve la suerte de poder coger un poco de material del gimnasio que tenemos en la piscina para poder entrenar en casa.
-¿Qué le recomendaría a los nadadores que poco a poco están volviendo a entrenar?
-Paciencia, ya que tras prácticamente tres meses sin tocar agua, la vuelta puede ser difícil. Hay que empezar de manera progresiva para evitar lesiones. También hay que conseguir que esa motivación y ganas de volver a la piscina se dosifiquen para llegar al final de la próxima temporada con las mismas ganas, ya que se prevé que sea una temporada un poco más larga.
-Muchas piscinas en Andalucía no han abierto todavía por las reticencias que hay en el tema sanitario ¿Qué les diría a sus responsables para que las abran cómo ya han hecho otros muchos?
-Lo primero que entiendo es su miedo. Todos debemos respetar las medidas de seguridad que determinen las autoridades competentes, pero lo que tienen que entender es que esto es un bien común al que todos tenemos derecho, que se dejen asesorar por la Federación y por otros clubs que ya han dado ese paso y que ya están trabajando prácticamente con total normalidad.
-¿Cuál es el mejor recuerdo que tiene de su experiencia olímpica?
-Es muy difícil quedarse con un único recuerdo. Todo el camino hasta llegar a los Juegos está lleno de recuerdos y experiencias, al igual que los propios Juegos Olímpicos que están plagados de recuerdos, pero nadar en aquella piscina fue algo increíble.
-¿Qué supuso para usted ser el primer granadino olímpico en su deporte?
-Fue un orgullo representar a mi tierra en unos Juegos Olímpicos, pero espero que tan solo sea el que abra el camino para que, en un futuro no muy lejano, otros nadadores de Granada puedan participar de la experiencia.

Patrocinadores

Colaboradores

Institucionales