Alisa Ozhogina sueña con ganar una medalla en el Europeo absoluto de natación artística

Alisa Ozhogina ejerció la pasada campaña como referente de la natación sincronizada andaluza, ahora denominada natación artística, al participar en el Mundial absoluto de Budapest. En las piscinas húngaras obtuvo tres puestos de finalista, tras ser quinta en combo y sexta en las dos modalidades de equipo formando parte de la selección nacional. Además logró una plata y un bronce en la Copa de Europa de Cuneo (Italia). Alisa, que cumplirá 17 años el próximo 31 de octubre, es una de las más firmes promesas de una selección nacional con mucho futuro, pues cuenta con un grupo de nadadoras muy jóvenes.

-¿Cómo vivió su estreno en una gran competición internacional con la selección absoluta?
-La verdad es que fue una experiencia que repetiría una y mil veces. La sensación no se puede describir con palabras. Salir a la tarima acompañada de un gran equipo y nadar delante de miles de personas en un mundial representando a mi club y a mi país me llevó a una sensación de emoción y orgullo inmenso.

-¿Quedaron satisfechas con las ejecuciones de los ejercicios en los que tomó parte?
-La verdad es que sí, viendo la temporada que hemos tenido creo que no lo podríamos haber hecho mejor. Nuestro objetivo en esta competición era llegar a los 90 puntos y lo hemos conseguido. Ahora sí, este año más y mejor.
-¿Qué falta para volver a ganar medallas en equipo y combo?
-Por mucho que trabajemos, hasta dentro de unos años no podremos llegar al grado de madurez de la generación que había en España cuando ganaron medallas. El año pasado pegamos un gran salto en cuanto a este aspecto. Sin embargo, aún nos queda mucho por aprender y espero que Mayu nos guíe por el camino correcto.
-¿Qué futuro le ve a esa selección nacional tan joven en la que está, ahora que además se ha producido un cambio en la dirección técnica?
-Somos un gran equipo y pienso que tenemos un gran futuro. La ventaja de ser joven es que estás menos quemada psicológicamente, no tienes lesiones crónicas con las que llevas años entrenando, tienes más resistencia física y aguante y estás más motivada. Creo que si nos exprimen al máximo llegaremos muy lejos. En cuanto a los cambios en la dirección técnica, de momento estoy muy contenta. Tengo muchas ganas de conocer a Mayu y trabajar con ella.
-¿Sueña con ganar una medalla en el Europeo de la temporada que acaba de comenzar?
-Claro que sí, independientemente de cómo vaya después la temporada, pienso que las metas que me propongo cada año siempre tienen que apuntar a lo más alto para motivarme y poder llegar lo más posible para cumplir mis sueños, porque, al fin y al cabo, nada es imposible.
-¿Ha tenido que evolucionar mucho desde su llegada a Barcelona para estar en la concentración permanente de la selección?
-Bastante, pues cada año que he pasado aquí ha sido una constante lucha con mi mente y mi cuerpo que me ha hecho evolucionar como nadadora y como persona. No sé si eso es lo que me ha llevado a estar en el equipo, pero creo que a lo largo de estos años me he convertido en una chica muy diferente y eso me gusta.